Roskopof

Cronometro






 

Reloj lepine cronometro,circa  aproximadamente1900. De gran tamaño, 6cm de diámetro en caja de níquel con una tapa interior posterior de cristal que permite ver la maquinaria. De la marca Tell de Locle en  Suiza con sistema de maquinaria Roskpof. Reloj con certificado de cronometro. Esfera de esmalte blanco con la numeración en negro arábiga   en el  interior de círculos rojos, agujas Luís XIV, cuerda desde la corona y ajuste horario presionando el pulsador lateral situado a las 11, en la esfera bajo las 12horas dentro de un circulo hay las letras JH y rodeando las dice ”Cronometro Locle Tell”, la cara posterior tiene grabados unos patos volando.

Considero este reloj especial por tratarse de un cronómetro, denominandose así al reloj dotado de un certificado oficial, extendido por una oficina estatal que funciona por lo general en un observatorio cronométrico. El reloj que aspire a tener ese certificado, ha de superar con éxito una serie de pruebas de alta precisión

Georges-Frédéric Roskopf
Esencialmente el sistema Roskopf se diferencia de los relojes mecánicos normales, de bolsillo o pulsera, en la supresión de la rueda de centro, y por la supresión de rubís (salvo en el eje de volante); con lo que se abarataba notablemente el precio del reloj, además se aprovechó la coyuntura de que la primera patente de Jean-Adrien Philippe sobre remontaje (dar cuerda a reloj) desde el pendiente del reloj (corona para dar cuerda al reloj y pulsador lateral para ponerlo en hora) acababa de pasar al dominio público (estamos hablando del año 1867). En definitiva, lo que hizo Georges-Frédéric Roskopf, fue simplificar al máximo posible el reloj mecánico, según se dice lo dejó en 57 piezas, frente a las 160 de los relojes de la época, procurando mantener la fiabilidad y resistencia del mecanismo. Contaba entonces 54 años y su idea era la de proveer de relojes a las clases populares y por eso llamó a su reloj “El Proletario”, pero consiguió además revolucionar la industria relojera suiza, a partir de ahí se abrió paso la fabricación masiva y en serie de movimientos mecánicos, que continua en nuestros días con los de cuarzo, por eso se compara a Roskopf con Henry  Ford (el primero que fabrico coches en serie). El reloj recibió una medalla de plata en la Exposición Universal de Paris en ese año de 1867, a cuyo propósito, un descendiente de Abraham-Louis Breguet, Constan-Louis, comentó:

"Cómo proporcionar al obrero un reloj a bajo precio, para permitirle llegar al taller a la hora, ese era el problema. Fue resuelto por un fabricante relojero, el señor Roskopf, de la Chaux-de-Fonds, cantón de Neuchâtel en Suiza, que ha tenido un éxito completo desde el punto de vista de la calidad y el precio. Señores, el Comité, apreciando el servicio así prestado a las clases trabajadoras, tiene el honor de proponer que se den las gracias al señor Roskopf por su reloj del pobre y de concederle una medalla de plata".

 

Relojes Roskopf de la colección