Cifras saltantes

Sandoz Boucherin

Circa 1890





 

RELOJ LEPINE DE CIFRAS SALTANTES SANDOZ. CIRCA 1890. Suizo

Reloj lepine de cifras saltante de los maestros relojeros de la Sandoz, Suiza. Circa aproximado 1890. Caja de plata de  5cm de diámetro, grabado con motivos florales y un ave. Esfera de plata con adornos de florales que resaltan, y ausencia de aguja de horas y minutos numeración de cifras saltantes arábigas un negro, segundero a las 6horas. Firma en la maquinaria. Sandoz Boucherin. Escape de áncora,  7 rubíes y dos ajustes; puesta en hora por la corona ajuste horario por la corona.

A finales del siglo XIX, se intento poner de moda éste tipo de relojes sin mucho éxito, el portador causaba comentarios de extrañeza por que no eran habituales y por este motivo son muy escasos y catalogados como inusuales.
La marca Sandoz de relojes es una de las más antiguas, comenzando su andadura en 1693 cuando Jacques Sandoz comenzó a reparar los relojes con notables resultados. Una de sus creaciones, un reloj de bolsillo con caja de latón con esfera de plata de 54 mm de diámetro y ornamentada con flor de Lys fechado en 1751, se expone en el museo de relojes más importante del mundo, el de Chaux-de-Fonds.
La tradición familiar se fue transmitiendo de generación en generación hasta que en 1870 Harry Sandoz, que desde joven había aprendido el oficio de relojero, adquirió la fábrica de relojes de ODIN y se estableció por su cuenta.
Desde ese momento, se especializó en la fabricación de relojes de alta calidad con una dedicación especial a las piezas extraplanas, las de repetición y relojes cronógrafos contadores.
Cuando en la Primera Guerra Mundial se empieza a poner de moda el reloj de pulsera, Relojes Sandoz se convierte en uno de los pioneros en la producción mundial de este tipo de piezas.

 

Relojes digitales

marcas suizas actuales