John Harrison

circa 1770










 

RELOJ SABONETA INGLES DEL MAESTRO RELOJERO JOHN HARRISON. CIRCA 1770.

Reloj saboneta del gran maestro ingles relojero John Harrison. Aunque el reloj se encuentra en una caja tipo saboneta muy probablemente esta no es la original ya que el tipo se plata y contraste empleado es el utilizado en USA muchos años mas tarde (plata coin)  a éste reloj le falta el bisel y por tanto el cristal. Esfera de esmalte blanco con numeración romana en esmalte negro, y segundero a las 6 h. Firmado en la maquina donde dice “Patent John Harrison Liverpool Nº 8690. Tipo escape de rueda catalina, el reloj cuenta con diamantes en varios ejes,  cuerda y puesta en hora con llave sobre las agujas. La importancia de éste reloj, reside en su autoría.

John Harrison (1693-1776) relojero famoso por haber diseñado y puesto en funcionamiento el primer reloj marítimo de alta precisión, suficiente como para determinar la longitud cuando se ha recorrido largas distancias. Tiene en su mérito el haber resuelto el problema de la longitud mediante el empleo de cronógrafos construidos por él mismo.

Se saben pocos detalles de los primeros años de Harrison, es conocido que nació en Foulby(Yorkshire) siendo el primero del total de los cinco hermanos que finalmente habría en la familia. John era hijo de un humilde carpintero y no es de extrañar que ya desde los inicios de su juventud diera indicaciones serias de su gran habilidad en construir y comprender las maquinarias. Cuentan algunos biógrafos que durante un ataque de viruela a los seis años tuvo que permanecer en cama, y durante este tiempo se dedicó a indagar y diseñar maquinarias para los relojes, para ello dicen que estuvo investigando una maquinaria real. Muchos autores ponen la historia en duda debido al carácter humilde de la familia de Harrison (Los relojes eran piezas muy caras y muy escasas).

El primer reloj

Se puede decir que durante los treinta primeros años de su vida fue un humilde carpintero que pasó desapercibido por completo. Acabó su primer reloj de péndulo en 1713 (antes de cumplir veinte años), y no se sabe cómo se pudo meter en semejante proyecto, y menos qué conocimientos previos aplicó. Este primer reloj puede verse hoy en día en una vitrina del museo del "Excelentísimo Gremio de Relojeros" en Guildhall (Londres). Lo singular de este reloj no es que fuera el primero de John sino que fue construido íntegramente en madera de roble y boj. Harrison construyó después otros dos relojes de madera, en los años 1715 y 1717

La familia

En el año 1718 se casa con Elizabeth Barrel (10 años más joven que él) y en el verano siguiente nace su primer hijo. Tras este periodo de felicidad su mujer enferma y fallece al poco de cumplir su hijo siete años. A los seis meses vuelve a contraer matrimonio con Elizabeth Scott, con ella tuvo dos hijos: , nace Wiliam en 1728, que sería uno de sus más acérrimos apoyos, y Elizabeth, nacida en1732 y de la que apenas se sabe más que la fecha de su nacimiento. Su hijo mayor, nacido de su matrimonio con Elizabeth Barrel, murió al poco de cumplir los 18 años.

Periodo como relojero asociado

Durante el periodo 1725 y 1727 se asoció con su hermano James y construyeron relojes de caja y de pie, muchos de los relojes están firmados por James, pero no hay relojero hoy en día que tenga al menos duda sobre la autoría real de estos relojes. En este periodo Harrison inventa los péndulos de parrilla y el escape saltamontes, en el primer invento nombre de la parrilla viene de la forma bastidor del péndulo que está compuesto de varias tiras paralelas de diferentes metales que logran compensar los cambios de temperatura, la composición final del péndulo recuerda a la de una parrilla para asar carne. El escape saltamontes recibe este nombre por recordar los movimientos que hacen las patitas traseras de este insecto. Los hermanos Harrison pasaban las noches cotejando la precisión de sus maquinarias con los pasos de las estrellas sobre los perfiles de los edificios de Barrow y mencionan que estos relojes jamás cometieron un error superior a un segundo (sirva como comparación que los mejores relojes de bolsillo de la época retrasaban varias docenas de minutos al día).

El problema de la longitud

No se tiene noticia de como pudo llegar a Harrison el problema de la longitud, es muy posible que lo oyera de un marinero en el cercano puerto de Hull. Sobre 1720 Harrison era famoso constructor de relojes y Charles Pelham le contrató para que construyese un reloj sobre la torre de su casa en Brocklesby Park (este reloj funciona hoy en día). Lo insólito de este reloj es que contiene todos los inicios y ensayos sobre lo que con el tiempo serían sus más afamados cronógrafos, capaces de poder dar solución al problema de la longitud.
Pronto pudo observar Harrison que poco podía aumentar la precisión un péndulo en los vaivenes de un buque sometido a tormentas, tenía que olvidar la idea de péndulos. Harrison diseñó un plan y lo expuso en Londres ante el Consejo de la Longitud en 1730, por esta época esta institución tenía 15 años de vida y recibía constantemente solicitudes mediocres y carentes de interés. En Londres visitó a Halley y posteriormente al relojero George Graham que se proclamó su mecenas.

La serie famosa de relojes

La conversación mantenida con el relojero George Graham catapultó a Harrison una serie de ensayos técnicos acerca de variantes de maquinarias de relojería, así pasó cinco años hasta que logró con un diseño que denominó brevemente H-1 (Harrison primero) que funciona con ruedas dentadas de madera y su aspecto no recordaba ninguno de los relojes vistos hasta la fecha. Los hermanos Harrison hicieron un viaje por el río Humber para comprobar que funcionaba correctamente y en 1735 se entregó a George Graham. Se convocó a una expedición marítima hasta Lisboa para probar la precisión de la máquina y finalmente el 30 de junio de 1737 se reúne el Consejo (por primera vez en 23 años) para examinar la maquinaria y Harrison en vez de dar por concluido su trabajo solicitó más fondos.
En el año 1741 presenta otra maquinaria al Consejo la: H-2 y el propio Harrison convence a los miembros de que su trabajo no está acabado, esta maquinaria no se hace a la mar. Harrison regresa a sus trabajos intentando mejorar con una versión mejorada de H-2.
Harrison, que por entonces tenía 48 años y vivía en Londres, se encierra en su taller y no se supo casi nada de él en los veinte años que tardó en construir la H-3. Nadie se explica que tardara dos años en construir un reloj de torre, cuando apenas poseía experiencia, en nueve años construyó dos innovadores relojes y que en el H-3 empleara cerca de 20 años. No hay que olvidar que durante esta época de construcción del H-3 su hijo William, un adolescente, es muy posible que le ayudara.
Hubo un reloj más en la serie, el penúltimo, el H-4 (1760) el más pequeño de la serie y el Consejo determinó en ese mismo año hacer las pruebas marítimas de ambos relojes, el H-3 y el H-4 en una travesía marítima en la que iría su hijo William y los dos relojes rumbo a Jamaica, el H-4 se retrasó solo cinco segundos tras ochenta días navegando por alta mar. A la vuelta del viaje el reloj cumplió con las expectativas fijadas por el Consejo, pero hubo problemas de última hora que pusieron en duda las comprobaciones realizadas en Jamaica por William
Se propuso realizar otra prueba, en el año 1764 zarparon hacia Barbados y volvió a superar con éxito la prueba, el consejo tardó en aceptar los datos de este segundo viaje, pero mientras otras expediciones (entre las que se puede encontrar al capitán James Cook) se van sucediendo, y todas ellas con gran éxito en sus resultados.

Fin de la historia

Mientras se espera la decisión del consejo, Harrison decide comenzar el diseño de su último reloj el H-5 y pocos años después moriría a la edad de 83 años. El rey Jorge III se entrevistó con su hijo William que le explicó la situación de su padre y de sus relojes y el rey afirmó "esta pobre gente ha sido tratada con crueldad" "yo haré justicia, Harrison", poco después activó las investigaciones de la comisión, logrando finalmente que el 24 de abril de de 1773 se le concediera el premio.

 

Relojes catalino de la colección

 

Grandes relojeros